PLOTTIER ON-LINE

Continúan las clausuras a las fiestas privadas por no contar con la seguridad correspondiente

Durante el fin de semana se realizan inspecciones en las fiestas privadas que realizan los jóvenes en las casas particulares y en salones. Estos eventos son difundidos a través de las redes sociales tal como Instagram, Facebook, Twitter y se cobra entrada y hay venta de alcohol a menores de dieciocho años.

Estas fiestas clandestinas están determinantemente prohibidas por la Dirección de Industria y Comercio de la ciudad, dado que no puede comercializarse ni realizarse fiestas sin previas autorizaciones y permisos que cualquier evento debe contemplar, así como también la presencia de seguridad y unidades de salud.

El sábado pasado se realizó una fiesta en el Club PIAP, ubicado en calle Tromen Nº 142, donde se cobraba $50 la entrada y la bebida a consumir, debían traerlas en heladeras conservadoras.

La Directora de Industria y Comercio, Sra. Carina Castro, junto a su equipo de trabajo, y la policía, se acercaron al lugar a las 2.30 de la mañana, y verificaron el ingreso de alrededor de ciento cincuenta chicos, mayores y menores de edad. Los mismos fueron agresivos con el control municipal y se resistían a la clausura, la cual pudo efectuarse alrededor de las 5 de la mañana.

La medida que se tomó por parte de la Dirección de Industria y Comercio, fue la elaboración de una infracción al padre de una de las organizadoras de la fiesta, quien es el responsable de haber alquilado el salón.

De tal manera, la parte de las instalaciones del quincho del Club, fue clausurada porque en la parte de la escalera tenían los cables al descubierto.

Redacción: Pamela Farnos

#destacado