PLOTTIER ON-LINE

Se detectaron residuos oleosos en la red cloacal

En la zona de bombeo del barrio Los Aromos de Plottier, se encontraron botellas de plástico metidas adentro de los motores y aceite usado en los desagotes de las máquinas de bombeo. Tal situación, lleva a la conclusión de que podría hablarse de un sabotaje, lo cual, ya ha sucedido en otras oportunidades.

El Intendente de la ciudad, Lic. Andrés Peressini, junto a su equipo de trabajo, llevaron a cabo una inspección en la calle Battilana Nº 242, el pasado 15 de enero. En su declaración el jefe comunal, afirmó que «se observó aceite en grandes cantidades. Algún lubricentro o taller mecánico de la zona, tira los aceites a la red cloacal, lo que termina en la planta de tratamiento, y nosotros estamos mejorando la planta, pero si esta cantidad de aceite llega a la red cloacal, va a ser imposible lograr los parámetros de calidad que nos exigen».

La Secretaría de Servicios Públicos, a cargo del Sr. Daniel Tricaleo, detectó este problema, y rápidamente, la Dirección de Medio Ambiente, a cargo de la Dra. Karen Rodríguez, trabajó al respecto, realizando una inspección y un plan de muestreo, para detectar con exactitud el problema. «En la boca de red se observaba un residuo oleoso y levantamos el informe porque no es una vista normal, de lo que es la boca de red, donde deben circular solamente los residuos domiciliarios: lo del baño por ejemplo», afirmó la Dra. Rodríguez.

La red cloacal es un sistema de cañerías que recogen los desagües cloacales domiciliarios y los derivan hacia la planta depuradora, donde las aguas sucias reciben tratamiento y los controles de calidad necesarios. «Es importante que el municipio sepa lo que circula por la red. Nuestra planta de tratamiento de líquidos cloacales, está en un proceso de mejora por parte del ejecutivo, y para su óptimo funcionamiento, tenemos que tener conocimiento del estado actual», sostuvo la referente de la Dirección de Medio Ambiente, y agregó que, «esto puede llegar a denominarse como infracción, lo que va a dar lugar a la investigación, y desde el Municipio, existe una preocupación importante acerca del tema del cuidado del río«.

Por su parte, la Licenciada en Saneamiento y Protección Ambiental, Directora de la Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales de la ciudad, Sra. Clara López, sostuvo que «los efluentes que puede recibir la planta son sólo domiciliarios. La Ley Provincial Nº1875 de preservación, conservación, defensa y mejoramiento del medio ambiente, establece que los residuos de los hidrocarburos a los que se llaman oleosos, deben recibir un tratamiento diferente a los domiciliarios y en una planta distinta, dado que son altamente peligrosos. Cada planta se diseña en base al tipo de efluentes que se tratarán. Un lubricentro por ejemplo, las estaciones de servicios, los talleres mecánicos, deben incorporar una cámara para la retención de grasas y aceites y estos lugares cuentan con un servicio de recolección distinto«.

La Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales de Plottier está ubicada entre el barrio Náutico y el barrio La Herradura, y se tratan justamente, los residuos domiciliarios, y no de cualquier otro tipo, de los cincuenta y cinco mil habitantes de la ciudad.

En cuanto al funcionamiento de la Planta, la Directora, explicó que «hay dos formas de llegada del líquido cloacal: por la red colectora y por descarga de transportes atmosféricos, en este último caso el operario de la planta debe realizar un control visual mientras se descarga el camión y en caso de ver que se está descargando un líquido oleoso, se para inmediatamente la descarga».

Con respecto a la contaminación y consecuencias medioambientales, que provocan este tipo de líquido en el río y en el medio ambiente, la Lic. López, sostuvo que «una mancha de un residuo oleoso en el río puede llegar a provocar muchas consecuencias: en primer lugar, interfiere en el intercambio de gases entre la atmósfera y el agua, puede intoxicar a la fauna acuática que incluye no solamente a los peces, sino también, a los insectos porque estos mismos tienen un ciclo en el agua. También, puede interferir en lo que es la fotosíntesis de las algas, por quedar obstruido el paso del sol, y también, afecta a los bañistas dado que puede provocar una irritación en la piel y otros problemas de salud».

Sólo deben arrojarse al sistema de desagüe cloacal domiciliario, los líquidos provenientes de artefactos sanitarios o excretas, el agua del lavado de prendas e higiene personal, el agua producto del lavado de alimentos, de la preparación de comidas y el agua del enjuague de vajilla. No deben desecharse elementos sólidos que perturben el funcionamiento de las instalaciones dado que las conexiones están diseñadas y construidas para permitir solamente el paso de líquidos o disposiciones excretas. Los productos de origen industrial generan ácido y dañan gravemente las cañerías. Tampoco, deben arrojarse trapos, pañales, algodones, bolsas, preservativos, porta desodorantes de inodoros, envases plásticos o de cartón, productos solidificados como aceites lubricantes y pinturas, materiales no biodegradables, colillas de cigarrillos, medicamentos vencidos.

En caso de que las personas necesiten arrojar otro líquido o residuo que no esté considerado dentro de lo que pueda circular por la red cloacal, deberán acercarse a la Dirección de Medio Ambiente, sito en calle Zabaleta Nº40 o bien, comunicarse al teléfono de la Dirección 493-5158; también pueden acercarse a la Secretaría de Servicios Públicos, sito en calle Mendoza y Riavitz o comunicarse al teléfono 493-7975.

Los ciudadanos deben tener una conducta responsable y llevar a cabo buenas prácticas en todos los aspectos de la vida. Deben tener conciencia de lo que arrojan al río, por ejemplo, ya que es un derecho de todos los seres humanos, vivir en un ambiente limpio y seguro.

Redacción: Pamela Farnos

#destacado