LA SALA DE ARTES SE LLENÓ DE MAGIA